Info office

Mi experiencia en la Universidad de Castilla La Mancha en Toledo ha sido una especial. Guiados permanentemente por un cuerpo docente competente, con entusiasmo y profesionalismo nos plantaron el deseo de seguir nuestros ideales y prepararnos seriamente para promover los valores de la abogacía y su papel fundamental en el estado de derecho.


A lo largo de una década de actividad, he comprendido que los abogados tienen diversas lealtades en su trabajo, entre ellas la lealtad a sus clientes, la lealtad a la administración de justicia, la lealtad a la comunidad, la lealtad a sus colegas en la práctica y la lealtad a sí mismos.


Por definición, la abogacía es una profesión noble, libre e independiente, con organización y funcionamiento autónomos. Esto significa que un abogado está sujeto únicamente a la ley, el estatus de la profesión y el código de ética.


Toda persona tiene derecho a elegir libremente a su abogado y el abogado tiene la obligación de representar con la mayor fidelidad posible los intereses de su cliente. La relación entre el abogado y su cliente se basa en la confianza, ya que el abogado está obligado a mantener la confidencialidad de cualquier información facilitada por el cliente, siendo éste también un derecho del cliente.